School Blog

Queremos compartir contigo muchas de las reflexiones, consejos y emociones que a diario nos asaltan en este formidable trabajo que supone dirigir un centro docente que desea alcanzar la excelencia educativa.

Pupil book of the month / Recomendación lectora mensual de nuestros alumnos

“All the Bright Places” – Jennifer Niven

By Jana K, Year 10 student at Caxton College

“The story of a girl who learns to live from a boy who wants to die.”

Theodore Finch is fascinated by death; Violet Markey lives for the future. When they meet on the ledge of the bell tower at school, it’s unclear who saves whom. Their meeting leads to a journey of discovery and they go wherever the road takes them. This is a heart-wrenching, unflinching story of love shared, life lived, and two teens who find one another while standing on the edge.

I wanted to read this book a long time ago. I expected it to be similar to The Fault in our Stars, but it was completely different and I loved it. This book has a lot of sadness in it, but it is described in a kind of philosophical way. My favourite character is Finch: I like his personality and the way he thinks. I relate to him because I also like music and wandering! I like how he acts with his family and also how little he cares about himself and how much he cares about Violet.

My copy of the novel is bookmarked with different quotes that I find interesting or inspiring. This is a book about teenage life and I liked it a lot.

Link to the book on goodreaders

Recommended for key stage 4 and up.

“All the Bright Places” – Jennifer Niven

Por Jana K, alumna de Year 10 en Caxton College

“La historia de una chica que aprende a vivir de un chico que quiere morir.”

A Theodore Finch le fascina la muerte; Violet Markey vive por el futuro. Cuando se conocen en la cornisa del campanario del colegio, no está claro quién le salva a quién. Su encuentro los lleva a un viaje de descubrimiento, y se van adonde los lleve el camino. Es una historia desgarradora e impávida de un amor compartido, una vida vivida, y dos adolescentes que se encuentran estando en el filo.

Llevaba queriendo leer este libro desde hace mucho tiempo. Esperaba que se pareciera a The Fault in our Stars (Bajo la misma estrella), pero era totalmente diferente y me encantó. Este libro contiene mucha tristeza, pero se describe de forma bastante filosófica. Mi personaje favorito es Finch: me gusta su personalidad y la forma que tiene de pensar. Me siento identificada con él porque ¡también me gusta la música y deambular! Me gusta cómo se comporta con su familia y también lo poco que se preocupa por sí mismo, y lo mucho que se preocupa por Violet.

Mi ejemplar de la novela está marcado con las distintas citas que me parecieron interesantes o inspiradoras. Es un libro que trata de la vida de adolescentes, y me ha gustado muchísimo.

Enlace a la información sobre el libro en Goodreads.

Recomendado a partir de 14 años.

Mi hijo no me hace caso / My child doesn’t obey me

Silvia Sanchis, Psicóloga de Primaria en Caxton College, comparte con nosotros unas pautas educativas que nos ayudan a mejorar la interacción diaria con nuestros hijos.

Silvia Sanchis, the Caxton College Secondary psychologist, has shared some guidelines for us to follow that can help us to improve day-to-day interactions with our children.

¿Sabemos educar a nuestros hijos para que gestionen su fracaso y frustraciones? / Do we know how to teach our children to deal with their failure and frustrations?

 

Cristina Pérez, psicóloga de Secundaria en Caxton College, nos ofrece unas interesantes pautas en este videoblog.

Cristina Pérez, the Caxton College Secondary psychologist, gives us some interesting guidelines to follow in this videoblog.

Cómo desarrollar la actitud crítica en nuestros adolescentes frente a la influencia de los estereotipos de género


Por Carolina Cebrián, profesora de Formación Humana en Caxton College

Los niños, los jóvenes y los adolescentes se enfrentan a múltiples presiones sobre modelos de personalidad propuestos por la publicidad, los videojuegos, las redes sociales, el cine y la TV. La forma en la que se representan los roles de género  en estos medios afecta a nuestros niños en todas las etapas de su desarrollo. Los medios de comunicación modelan la forma en que se comportan y piensan nuestros adolescentes, y pueden impactar de forma negativa en su autoestima, en sus valores, en sus relaciones sociales y en sus aspiraciones profesionales.

Estudios sociológicos como los de Carol Gilligan han corroborado una caída en la autoestima de las niñas que empiezan la pubertad que se acentúa durante los años de adolescencia. Por ejemplo, 6 de cada 10 niñas dejan de practicar actividades que adoran en la adolescencia por la presión sobre su imagen corporal, según un estudio dirigido por el Dove Self-Esteem Project.

La TV y el cine enseñan a las chicas que parecer sexy es sinónimo de popularidad y éxito. Una consecuencia de esto es que las chicas sienten que son más importantes por su cuerpo que por su belleza interna y tienden a considerarse como objetos. Las chicas son representadas como más pasivas y sumisas que los chicos. Desgraciadamente esta influencia ha servido para perpetuar la idea de que los chicos tienen más valor que las chicas. Este problema no sólo afecta a la autoestima de las jóvenes sino también a sus aspiraciones profesiones puesto que tienden a escoger en menor proporción las carreras STEM relacionadas con las ciencias, las matemáticas y las ingenierías.

Las expectativas de roles de género afectan también a los chicos ya que se encuentran presionados por tener una apariencia física determinada y la ansiedad creada por eso puede conllevar problemas de depresión y autoestima. Por otra parte, la masculinidad se asocia con ser agresivo y dominante, con tener el poder, con la represión emocional y la búsqueda de riesgos. Esta representación de los chicos tiene también multitud de consecuencias negativas porque el hecho de seguir estos patrones tan rígidos produce baja autoestima, estrés y falta de estrategias para resolver los problemas sociales y personales.

¿Cómo minimizar los efectos negativos y maximizar los positivos presentes en los medios actuales? Todos los expertos recomiendan hablar con nuestros hijos sobre los contenidos de los programas de TV y las películas que ven, lo ideal sería ver con nuestros hijos los contenidos y luego poder comentar con ellos lo que han visto, animándoles a que se pregunten por las características de los personajes masculinos y femeninos, para que puedan compararlos y sepan analizar los mensajes que transmiten. Podemos usar ejemplos del mundo real para mostrar que las representaciones en los medios no son reales.

También se aconseja hablar con nuestros hijos sobre los estereotipos negativos presentes en las redes sociales y de los mensajes que pretenden transmitir los influencers de turno.

En segundo lugar, como padres podemos elegir contenidos que no sigan los estereotipos de género tradicionales. Afortunadamente cada vez hay más creadores de contenidos que rompen los roles de géneros tradicionales. Contamos con webs como www.commonsensemedia.org que nos pueden aconsejar al respecto.

Sobre el humor basado en los estereotipos de género hay que tener en cuenta que los niños y adolescentes les cuesta reconocer cuando se usan de manera injusta, una forma de guiarlos puede ser la siguiente: si nuestros hijos no dirían una broma como esa en frente de dicho grupo, entonces la broma no es divertida.

Los estereotipos de género tienen un impacto a nivel personal en nuestros jóvenes porque limitan la percepción de sus habilidades y opciones de futuro pero podemos neutralizar a través del sentido crítico y la comunicación. Eduquemos a nuestras hijas para que sean decididas, activas y valientes.  Eduquemos a nuestros hijos dentro de un concepto de masculinidad más amplio, en el que quepa la compasión y la ternura.

Pupil book of the month/ Recomendación lectora mensual de nuestros alumnos

“The Perks of Being a Wallflower” – Stephen Chbosky

By Gonzalo E., Year 10 student at Caxton College

The story is told through the eyes of Charlie, a fifteen year old boy, who writes letters to an unknown person. During the school year, he meets new friends – Patrick and the beautiful Sam – and experiences many emotions. The story explores important issues such as sexuality, bullying, child abuse, friendship and drugs, and as you read you will discover the feelings of a boy with a dark past.

The author manages to develop sensitive issues like the sexual abuse of children in an impressive way. From the first moment, this book grabbed my attention, as much for its purity as for its ordinary yet incredible story. The most poignant thing about it is the ending. It will surprise all readers, and confirms that this book is not only a story about an emotionally unbalanced young man but also it is a guide for young people. It will teach you to love and appreciate yourself. This book is not only a masterpiece: it is the story I have been looking for since I started reading.

Link to the book on goodreads.

Recommended for key stage 4 and up.

“Las ventajas de ser un marginado” de Stephen Chbosky

Por Gonzalo E., alumno de Year 10A en Caxton College

La historia es narrada a través de los ojos de Charlie, un chico de quince años, que escribe cartas a una persona desconocida. Durante el curso escolar, él hace nuevos amigos–Patrick y la guapa Sam–y experimenta muchas emociones. La historia explora temas tan importantes como la sexualidad, el bullying, el abuso a menores, la amistad y la droga, y conforme leas la novela, descubrirás los sentimientos de un chico con un pasado oscuro.

El autor consigue desarrollar los temas delicados, como el abuso a menores, de una forma impresionante. Desde el primer momento, este libro captó mi atención, tanto por su pureza como por su historia tan corriente pero increíble. Lo más conmovedor es el final. Sorprenderá a todos los lectores, y confirma el hecho de que este libro no sólo trata de un chico con desequilibrio emocional, sino también sirve como una guía para personas jóvenes. Te enseñará a amar y valorar a ti mismo. Esta novela no es sólo una obra maestra: es la historia que he estado buscando desde que empecé a leer.

Enlace a la información sobre el libro en Goodreads.

Recomendado a partir de 14 años.

Métodos mágicos para aprender inglés

¿Existen fórmulas milagrosas que garanticen el aprendizaje del inglés de una manera rápida y eficaz? Especialistas dedicados al estudio de la lengua inglesa señalan que, ante cualquier oferta de estas características, además de fijarnos en el tiempo de aprendizaje, es preciso que valoremos su método de enseñanza y las destrezas del profesorado.

Esto es así porque la fórmula mágica, si existe, solo se consigue motivando a los alumnos con un modelo educativo dinámico e innovador. Hay que tener en cuenta que en este ámbito hay un alto número de abandono porque, en muchas ocasiones, los alumnos sienten que no avanzan, que se aburren o se frustran al enfrentarse a la realidad idiomática. Y es que, como apuntan los expertos, la comprensión de una segunda lengua va más allá del conocimiento lingüístico y de la memorización de palabras y estructuras gramaticales. Es preciso que haya un trasfondo cultural creativo, una interacción continuada y una comunicación cercana.

Por esta razón a la hora de elegir un centro de estudios de inglés, para iniciarnos o para mejorar nuestro conocimiento, es aconsejable tener en cuenta una serie de pautas que nos ayuden. En primer lugar, los expertos sugieren que haya un proceso de maduración previo a la compra del curso. De este modo, evitamos la opción cómoda de elegir el centro de estudios más próximo a nuestro trabajo o vivienda, sin haber valorado preliminarmente su idoneidad. A veces una elección impulsiva termina por romper las expectativas creadas y perder el interés que nos movió a matricularnos.

 Para que esa decisión sea acertada, antes de realizar la matrícula, es recomendable que nos informen sobre el sistema de estudios ya que es una de las claves para que, sobre todo los más pequeños, adquieran un nivel de compromiso con las clases y aprendan sin apenas darse cuenta.

“En nuestro caso”, señala Laura Coeli, coordinadora de los cursos de inglés de los sábados de Caxton College con más de 30 años de experiencia educativa, “hemos dejado de utilizar el libro de texto tradicional en los alumnos de 3 a 6 años y lo hemos sustituido por cuentos para enseñar explorando multitud de unidades didácticas. De este modo, el niño aprende jugando sin ser consciente puesto que se divierte con la experiencia pedagógica”.

Además, Coeli explica que este método está basado en el sistema educativo británico donde a diario se trabaja mediante “proyectos educativos creativos”. En estas edades es importante que aprendan a través del juego y que “los profesores les inspiren confianza en el aprendizaje que, en ocasiones, puede ser al aire libre y con flexibilidad para que este estudio complementario no sea rígido ni el alumno lo sienta como una carga adicional a su rutina diaria”, aclara Coeli haciendo alusión a la práctica que imparte cada sábado para alumnos de todas las edades.

Esta misma idea se aplica a los alumnos de edades entre 6 y 12 años, aunque en este período se debe afianzar más su participación, hacerles ver que forman parte de una comunidad educativa donde pueden compartir ideas con profesores, realizar intercambios con otras clases, formar parte de competiciones, preparar exposiciones públicas, interpretar canciones, proponer lecturas que apelen a su identidad, es decir, “dotarles de recursos didácticos que llamen su atención para que a través de sus gustos personales se les seduzca y aprendan con facilidad”, enfatiza esta especialista de Caxton College.

Debido a que la frecuencia de este tipo de clases es limitada, una o dos horas a la semana habitualmente, es necesario maximizar el tiempo y que el profesor nativo o bilingüe, con su debida experiencia, sea un actor proactivo. En ese sentido, “sobre todo con las clases de adultos, es importante conectar con su realidad social y profesional, sus hobbies, sus lecturas, para así potenciar su producción oral y comunicativa. El libro en todos los casos, no debe ser más que un eje temático”, asegura Coeli.

Así, debemos asumir que no sirve cualquier planteamiento para estudiar inglés con eficacia. Como todo en la vida, “la profesionalización, la innovación pedagógica y la experiencia educativa van a ser factores fundamentales que hagan del aprendizaje un camino de éxito”, concluye Coeli desde este colegio británico que abre sus puertas los sábados por la mañana para compartir con la sociedad su visión académica y larga trayectoria británica.

SEDUCIDOS POR UNIVERSIDADADES EXTRANJERAS

Un grupo de estudiantes de Bachillerato de Caxton College, con ofertas para estudiar en prestigiosas universidades, como la de Cambridge en Reino Unido, nos cuentan su experiencia para acceder a este tipo de ecosistemas académicos.

Cada vez son más los alumnos que apuestan por realizar sus estudios superiores en el extranjero debido a la globalización y a las limitadas expectativas que existen en el mercado laboral español. Reino Unido y Estados Unidos son algunos de los principales países a los que acuden los estudiantes españoles para cursar una carrera universitaria fuera de nuestras fronteras. Una de las razones fundamentales de este interés reside en que en ambas áreas se encuentran las universidades públicas y privadas que habitualmente se sitúan entre las diez mejores del mundo.

Stanford, MIT, Harvard, Berkeley, Oxford o Cambridge forman parte de ese conjunto académico de prestigio con el que todo buen estudiante, y todo padre que busca el mejor porvenir para su hijo, sueñan en alguna ocasión.

Son muchas las dudas que surgen cuando llega el momento de tomar la decisión para emprender una vida universitaria independiente fuera del país de origen. La primera es la barrera idiomática. En este sentido, los alumnos de centros británicos e internacionales tienen ventajas al respecto ya que el currículo que han seguido durante su trayectoria escolar tiene continuidad en el ámbito universitario anglosajón. A este respecto Sandra, quien debe decidirse por cursar Psicología y Criminología entre cuatro universidades británicas en las que ha sido aceptada, recuerda que “en mi caso la decisión la tomé al comparar un sistema educativo con otro. El británico no me conduce solo a entender la teoría sino a aplicarla. Es en ese punto donde puedes empezar a mejorar tus habilidades que te ayudarán a enfrentarte a tu profesión futura”.

La segunda barrera es la financiera. Sin embargo, llama la atención las ayudas que el sistema británico dispone para estudiantes autóctonos y foráneos. El precio del curso universitario ronda los 11.600 euros. Pero cualquier estudiante de la Unión Europea “puede acceder  a un crédito universitario para devolver cómodamente una vez termine la carrera y obtenga un trabajo por encima de los 27.000 euros anuales. Mientras no lo consiga, no comenzará a pagar y, si pasados 35 años no lo ha logrado, la deuda se le condona”, atestigua Fernando, quien espera respuesta para estudiar Relaciones Internacionales en tres ecosistemas académicos: en la Universidad de California, en la John Hopkins en Baltimore o en la Hkust en Hong Kong. “Pero lo justo es luchar para devolverlo porque con ese dinero otro estudiante podrá financiarse”, añade Fernando con un sentido de la responsabilidad verdaderamente llamativo para su edad.

En Estados Unidos las matrículas en las universidades célebres no bajan de los 53.000 euros, más alojamiento y comida. En ese sistema los alumnos extranjeros pueden conseguir ayudas muy gratificantes a través del deporte. En este terreno el proceso para solicitar beca es todavía mucho más intenso que en el ámbito académico por lo que conviene comenzar con dos años de anterioridad. En la documentación toma mucho protagonismo un vídeo que demuestre los atributos y habilidades atléticas en el deporte que practica el alumno. Además tendrá que pasar un examen de ingreso que valorará sus conocimientos y lenguaje. Por último tiene que tener en cuenta que solo podrá optar a las universidades que sus equipos estén en la I División (LNAA). Las becas pueden ser parciales o completas, cubriendo así matrícula, tasas, alojamiento, comida y todo lo relativo al deporte.

La tercera barrera es la académica. Si las calificaciones no son todo lo buenas que se espera, los alumnos no podrán optar a un pupitre en la universidad elegida. La cuarta barrera es la emocional. Muchas veces no es fácil romper el cordón umbilical que une a padres e hijos. Es una decisión muy reflexiva por parte de ambos por lo que habitualmente los padres asumen el distanciamiento y los jóvenes apuestan por su autonomía como primer grado de madurez. Sobre este asunto Sofía, quien ha sido aceptada en la Universidad de Cambridge para realizar Ingeniería Aeroespacial, asegura que “en mi casa no estaban de acuerdo, pero al final confiaron en mí para que tomase la mejor decisión posible. Siempre pensé que estudiar en Inglaterra me podría abrir muchas puertas de mi futuro profesional”. Por otra parte, Fernando explica que “tuve claro desde hace muchos años que quería ir a una universidad extranjera ya que las oportunidades y el abanico de trabajos a posteriori son mayores que en España”. En el caso de Sandra, afirma que “si tus padres te ven segura te apoyan aunque a veces no es la opción que más les gusta porque quieren tenerte junto a ellos pero como a la vez quieren lo mejor para ti lo aceptan y te acompañan en esta apasionante aventura”.

Época para solicitar Universidad

Los alumnos que tienen claro que van a ser universitarios en un país extranjero deben empezar a planteárselo un año antes. “Lo ideal es que empiecen a trabajar sobre esa decisión a mediados del primer curso de Bachillerato”, confirma Sandra. Es el momento de explorar las universidades a las que les gustaría acudir y saber qué requisitos académicos le van a exigir. “Para dar este primer paso internet es el principal aliado. A través de páginas webs y blogs especializados en esta materia, recoges información (precios, notas para entrar, instalaciones, necesidades, etc.) que te ayudan, junto a los profesores que te guían en todo momento, a orientarte”, continúa Sandra. En el segundo curso de Bachillerato se inicia el proceso de solicitud. Todos los alumnos tienen la posibilidad de apostar por cinco universidades. En tres meses suelen tener una carta o un mail con la respuesta.

Los más tempranos en requerir las solicitudes de los futuros universitarios son Oxford y Cambridge. El plazo suele estar en torno al 15 de octubre. “El proceso es complicado sobre todo porque hay que recopilar todas las notas internas y externas que tengas en tu currículum”, afirma Sandra. Pero el protagonismo principal se lo lleva la carta de presentación que tienen que acompañar a la documentación. “Este escrito se puede convertir inicialmente en una pesadilla, pero pronto te das cuenta de que es un sueño. La razón es que te ofrece la oportunidad de no sentirte un número académico, una cifra de un expediente derivada de notas de exámenes. Este escrito, de dos folios de extensión, te permite demostrar algo más. Y lo puedes expresar en palabras. Puedes recoger tus emociones, tus inquietudes, tus ideas sobre el mundo, sobre la profesión que quieres ejercer, etc.”, concluye Sandra.

Una vez los alumnos obtienen las respuestas y deciden apostar, si es el caso, por una de las diferentes universidades que les han aceptado, entran en relación directa con ella y comienza una nueva hoja de ruta donde caben visitas virtuales, visitas físicas, etc. Si son aceptados en alguna de las top británicas, como Oxford, tendrán que pasar por una prueba teórica de acceso y una entrevista personal bastante dura. “Me llamó la atención que las entrevistas fuesen más académicas que personales o emocionales. Me hicieron exámenes de Física y de Matemáticas. Quedé agotada porque a la vez que preparaba esas pruebas tenía que seguir preparando mis exámenes de Bachiller.”, manifiesta Sofía tras su difícil pero satisfactoria experiencia con Cambridge. Sin embargo, Fernando que ha tenido entrevista con MIT y Stanford, en sus oficinas de Madrid, dice que “en ese tipo de universidades las entrevistas son menos académicas y tienen en cuenta también tu inteligencia emocional”.

Caxton College

Alrededor del 20% de los alumnos que se gradúen este año buscarán un futuro académico fuera de nuestro territorio. En algunos casos lo harán en universidades internacionales de enorme prestigio como Cambridge, Bristol o Southampton donde se encontrarán con antiguos alumnos que ya están estudiando allí.

A pesar de estos buenos resultados, el método de enseñanza que se imprime desde la educación infantil no se instala en la consecución de estos triunfos sino en obtener lo mejor de cada alumno para que sea su valía humana la que le abra las puertas en su vida profesional. Sin duda, existe una satisfacción muy alta entre el equipo docente al ver cómo, año tras año, sus alumnos alcanzan notas extraordinarias que les ayudan a matricularse en universidades de reconocimiento internacional. Aun así, su principal objetivo pasa por una educación con un amplio abanico de asignaturas que se adecúa a sus perfiles académicos y personales más favorables para sus futuros estudios universitarios.

 

La Revolución de las Humanidades

Por Amparo Gil

“Con la educación humanística apuntalamos valores civiles que nos ayudan a desafiar problemas globales como la xenofobia, el racismo, la sostenibilidad medioambiental o la crisis económica”

En las últimas dos décadas la sociedad ha vivido un proceso de alfabetización digital que ha afectado directamente a las metodologías de enseñanza de nuestro sistema educativo. Las nuevas tecnologías han tomado un protagonismo, por otra parte justificado, que en alguna medida han relegado a un segundo plano la esencia de la formación humana vinculada a las humanidades. Además, una ardiente fiebre capitalista azuzada por un sistema financiero de mercado, que ha perseguido con denuedo la rentabilidad económica en la mayor brevedad de tiempo, ha cuestionado la eficacia de una educación humanística.

La crisis mundial que iniciamos en 2008 hizo saltar todas las alarmas ya que puso al descubierto un perfil profesional alejado de los principios básicos que una sociedad basada en el bien común requiere. Quizá, tal como afirma Martha Nussbaum en su imprescindible libro El cultivo de la humanidad, una educación que tenga sus raíces en la riqueza cultural, crítica, emocional y creativa no ofrezca resultados inmediatos mercantiles, pero sirve para constituir personas sólidas que fragüen una sociedad global democrática basada en el respeto, la integración social y la igualdad de derechos. De este modo, desde los centros docentes y desde los entornos familiares debemos ser conscientes de que la verdadera revolución del siglo XXI no será completa si la ciencia y la tecnología no se apoyan en el conocimiento de las humanidades. <br>

La ciencia encadenada a la ética o la computación informática sujeta a la creatividad artística ofrecen un futuro interdisciplinar entre ciencias y humanidades que debemos fomentar desde los planes de estudios infantiles. De hecho, actualmente, hay señales que nos permiten ser optimistas ante el hecho de que esta forma de entender el mundo avanza considerablemente. La rentabilidad de las corporaciones más exitosas está relacionada cada vez más con la creatividad, el debate, el análisis crítico, la responsabilidad social y la diplomacia corporativa. Capacidades que se impulsan precisamente con una educación humanística que se asienta en la filosofía, en la literatura y en las artes.

El pensamiento crítico y la capacidad de imaginación se están convirtiendo, por tanto, en pilares cardinales de una nueva cultura empresarial. Así bien, parece que una formación educativa basada en la cultura clásica, aplicada a la realidad y al contexto contemporáneo, puede tener unas salidas laborales nada desdeñables en escenarios tan icónicos como los que nos llegan de Silicon Valley. Pero, lo que a mi juicio es todavía más importante, es que en la sociedad se instala un nuevo actor, un nuevo individuo libre de codicia, de espíritu honesto y fraternal que se aleja del terrible fanatismo, de las doctrinas ideológicas más sesgadas y de un apetito materialista que resulta una carga muy dañina para la evolución de nuestra sociedad.

Tenemos que evitar que nuestros jóvenes solo reciban estímulos superficiales, sin profundidad. Anunciarles los peligros que conlleva surfear por la sociedad sin sumergirse en ella, a golpe de clic, sin comprometerse con su presente y sin aprovisionarse de la historia reciente. Porque el futuro se consigue con el alimento del pasado. A mi entender, con las humanidades apuntalamos una serie de valores civiles que nos ayudan a desafiar, desde un punto de vista ético y una sensibilidad moral, problemas globales como la xenofobia, el racismo, la sostenibilidad medioambiental o la crisis económica. Por eso en el día escolar de la no violencia y la paz debemos volver la vista atrás y recordar a figuras fundamentales de nuestra historia reciente como Mahatma Gandhi, asesinado  hace sesenta y siete años, o Martin Luther King y otros humanistas que dejaron un mensaje pacifista en la sociedad que no debemos olvidar. Sin duda, educar a nuestros hijos mediante estos modelos culturales y sociales puede ser el principio para iniciar un camino sostenible fundado en el diálogo y el respeto mutuo.

Educación infantil al aire libre / Outdoor Education

En no pocas ocasiones he asistido a reuniones en las que al tratar asuntos relacionados con la educación infantil surge un tema recurrente: El de la añoranza de la infancia. En este contexto nostálgico, un buen número de padres solemos lamentarnos de que nuestros hijos se estén perdiendo vivencias por las que muchos de nosotros pasamos jugando al aire libre. Son momentos para recordar cómo la imaginación se nos despertaba hasta límites insospechados de la mano de recursos básicos que, incluso a veces, tomábamos prestados de la propia naturaleza. Éramos felices con poco, con un grupo de amigos próximos y leales, sin necesidad de mucho más. Y lo más curioso: aprendíamos jugando. Ampliábamos, sin ser conscientes, nuestras destrezas físicas y fortalecíamos principios de solidaridad y cooperación. Finalmente, todos los padres, concluíamos con una queja generalizada en la que asumíamos que actualmente los niños viven más incomunicados a pesar de la era de la conectividad digital.

Este tipo de narraciones nos llevaron, hace ya casi treinta años, a reflexionar sobre qué iniciativas se podían plantear en el ámbito educativo para que nuestros alumnos experimentasen un aprendizaje que recuperase ese espíritu de libertad, seguridad y creatividad con el que nosotros convivimos.

Conocedores de que el urbanismo le iba ganando terreno a la naturaleza, sentíamos que desde los centros docentes teníamos la obligación de adaptar un método educativo y realizar una serie de mejoras estructurales para que nuestros alumnos pequeños se contagiasen de aquella filosofía que tan buenos resultados propició.

Desde aquel momento hasta el día de hoy, en Caxton College, hemos implementado un modelo educativo infantil que destaca por potenciar actividades en espacios abiertos del colegio y complementarlas con las clases en aulas. De ese modo, promovemos una saludable relación con el medioambiente y los juegos didácticos como un factor de enorme importancia en el desarrollo intelectual y emocional de los alumnos que sigue muchos de los pasos del método Montessori.

A este respecto los pedagogos nos confirman que el juego es el principal camino que los niños tienen para conocer el mundo que les rodea y que a partir de la activación de áreas de aprendizaje creativo en el exterior los niños fomentan principalmente la investigación, la autonomía y la cooperación. Sobre este asunto el currículo británico para esta etapa (Early Years Foundation Stage) destaca la importancia que el juego tiene en la mejora del lenguaje y comunicación en general, en la revelación de emociones, en las relaciones sociales, en el desarrollo físico y en el fomento de su independencia, entre muchos otros aspectos.

Bajo este manto pedagógico los niños descubren las matemáticas en el patio, practicando con juegos de arena, agua, espuma y mucha imaginación. Así mismo trabajan ciencias naturales interactuando con su propio hábitat mediante materiales escolares que facilitan su aventura por el saber. La lectura, la escritura, las artes, el ejercicio físico, y tantas otras disciplinas, forman parte de ese itinerario en el que los profesores orientan a los alumnos en la cultura del esfuerzo, de la observación y del análisis crítico.

Por último, la ciencia también parece ponerse de nuestra parte al descubrirse que una bacteria que vive en el exterior (mycobacterium vaccae) estimula la generación de serotonina a las personas que están expuestas a ella. Las personas pueden adquirirla por las vías respiratorias simplemente respirando en un entorno natural. Según esta investigación, llevada a cabo por científicos del Sage Colleges en Troy, Nueva York, se aconseja a los colegios crear ambientes de aprendizaje que incluyan tiempo al aire libre y sea un elemento más de apoyo para la educación de los alumnos.

Outdoor Education

On more than a few occasions I have attended meetings during which, when dealing with matters related to early childhood education, a recurring theme arises: The longing for childhood. In this nostalgic context, a large number of parents usually lament that our children are missing out on experiences that many of us had while playing outdoors. We treasure the memory of those moments when our imagination soared to unsuspected heights, with only the most basic of resources, borrowed from Nature. We were happy with little, and our group of close, loyal friends was really all we needed. And here’s the most curious thing of all: we learned by playing. Without even thinking about it, we improved our physical abilities and strengthened the basic principles of solidarity and cooperation. Finally, all the parents conclude with a generalized complaint in which it is assumed that children nowadays communicate less in spite of the era of digital connectivity.
This kind of narrative led us, almost thirty years ago now, to reflect on what initiatives could be taken in the educational field so that our students could receive a learning experience that would recover that spirit of freedom, security and creativity which was a part of our lives.

Knowing that urbanism was gaining ground to Nature, we felt that from as a school we had the obligation to adapt an educational method and make a series of structural improvements, so that our young students could be caught up in the philosophy that had provided such good results.

From that time on, at Caxton College we have implemented a pre-school educational model that stands out for promoting activities in the outdoor spaces in the school, complemented by lessons in classrooms. In this way, we are encouraging a healthy relationship with the environment and the use of play in education as a factor of enormous importance in our students’ intellectual and emotional development, following many of the steps in the Montessori method.

In this respect, educators confirm that play is the main way that children get to know the world around them and that the activation of areas of creative learning outdoors can foster research, independence and cooperation in children. On this subject the British curriculum for Early Years/Foundation Stage emphasizes the importance that play has in improving language and communication in general, in expressing emotions, in social relations, in physical development and in promoting independence, among many other areas.

Under this pedagogical mantle, children discover mathematics in the playground, practising with games using sand, water, foam and lots of imagination. Similarly, they learn about Natural Sciences by interacting with their own habitat through school materials that feed their thirst for knowledge. Reading, writing, the arts, physical exercise, and many other disciplines, are part of this journey in which teachers guide students in an environment of effort, observation and critical analysis.

Lastly, Science also seems to be on our side, as it was discovered that a bacteria that exists outdoors (mycobacterium vaccae) stimulates the generation of serotonin in people who are exposed to it. People can absorb this microbe simply by breathing it in, in a natural environment. According to this research, conducted by scientists at Sage Colleges in Troy, New York, schools should be encouraged to create learning environments that include time outdoors and that this should be one more element to support their learning.

Los colegios británicos y los ríos de España

Por Amparo Gil

De los 2.796 centros educativos de la Comunidad Valenciana tan solo 17 son británicos. Este modesto porcentaje impide que la sociedad tenga un amplio conocimiento de lo que verdaderamente ocurre en nuestras aulas. Esta falta de información a veces genera tópicos que esconden una realidad educativa cargada de ventajas para los alumnos. Por esta razón, considero muy edificante compartir las virtudes más significativas del aprendizaje británico.

Cultura española y valenciana

En primer lugar me gustaría desterrar de la opinión pública la falsa creencia de que en estos colegios carecemos de una sólida formación en Lengua, Literatura, Geografía e Historia Española. Y es que existe la idea, equivocada, de que nuestros alumnos solo van a conocer los ríos y cordilleras inglesas, la vida de los Tudor o las obras de Shakespeare. Por el contrario, si revisamos nuestro programa académico observamos que las horas lectivas y los contenidos en Lengua y Literatura Española son similares a los centros educativos españoles tanto en Primaria como en Secundaria. Además, este currículum se enriquece con un programa anual de actividades complementarias que amplían la visión cultural del alumno. De este modo, comprobamos cómo los estudiantes de los colegios británicos tienen una formación completa en estas disciplinas.

Universidades Españolas

Otro dato objetivo, que viene a corroborar esta realidad educativa, es que el 80% de nuestros alumnos continúan sus estudios en universidades españolas. Sabiendo además que muchos de ellos, cuando culminan sus grados superiores, lo hacen con premios, menciones especiales o alcanzando primeros puestos en sus promociones. ¿Cómo se entiende esta solvencia universitaria sin un dominio de la lengua española?

Esta pregunta, que no precisa respuesta, nos ayuda a desarticular otra falsa idea de que, los alumnos en centros británicos están obligados, de manera natural, a salir de España para ir a la universidad. En ese sentido, el currículum británico lo que hace es ofrecer esa oportunidad a quien quiera escogerla, tanto en su etapa de formación superior como en su futura fase profesional.

Otras asignaturas en español, como Geografía e Historia, ciertamente cumplen un porcentaje menor de horas lectivas respecto al currículum español. Pero esa diferencia es cubierta por los profesores con un acertado trabajo de síntesis, muy concentrado en España, y con proyectos prácticos que conceden a las asignaturas un atractivo y un valor añadido indiscutible. Mediante este método integrador, dinámico y trasversal, que huye de la memorización de temarios, se consigue que los alumnos capten los aspectos esenciales de estas asignaturas para que reflexionen, investiguen y tengan una asimilación crítica sobre los mismos.

Habiendo expuesto objetivamente que las asignaturas y la cultura española (así como la la tradición valenciana) tienen un valor apreciable en los colegios británicos de nuestro territorio, debemos apuntar que, además, el alumno recoge un conocimiento cultural anglosajón que le confiere una mente abierta y globalizada. Asimismo, poco hay que añadir respecto a las bondades que ofrece una inmersión lingüística total a través de sus profesores nativos y con un 20% de alumnos internacionales como es el caso particular del colegio que dirijo.

Estabilidad Educativa

Si seguimos avanzando por esta modalidad pedagógica descubrimos un factor que, a mi modo de ver es fundamental a pesar de que no se suele poner demasiado en valor. Me estoy refiriendo a la estabilidad que esta línea de enseñanza brinda al alumno gracias al aval histórico que el gobierno británico ofrece a la Educación. De esta manera, los colegios británicos de cualquier parte del mundo toman vuelo gracias a la fiabilidad de un sistema legendario que, año tras año, permite a sus instituciones asomarse a las cotas más altas de los rankings educativos mundiales.

Habilidades profesionales

Por otra parte, es consabido que este sistema proporciona a nuestros alumnos una serie de habilidades y conocimientos que sintonizan extraordinariamente con las necesidades que demanda el mercado laboral. Hoy día cualquier oferta de empleo cualificado exige a sus candidatos una alta capacidad en materia de comunicación, destrezas para trabajar en equipo, creatividad, conocimientos informáticos e idiomas entre otras cualidades más específicas en función del puesto de trabajo. Esas capacidades generalistas están muy bien extendidas en nuestras aulas. De este modo, cabe señalar que absorben un pensamiento creativo que despliegan en todas las unidades didácticas en las que trabajan. Y es que la potenciación de la creatividad es uno de esos factores más diferenciales de este sistema, que lo recorre de parte a parte, y proporciona a los alumnos un suplemento que van a poner en juego con eficiencia en cualquier actividad en la que intervengan.

Del mismo modo, es reseñable el nivel tecnológico que adquieren desde pequeños, no sólo en el manejo de hardware (tablets, ordenadores, etc.) sino en la gestión del software (programación) mediante atrayentes programas didácticos infantiles. De otro lado, la cooperación y el trabajo en equipo se ejecuta a diario en todas las materias y en todos los ciclos con la participación del profesor quien se incorpora a estos procesos para dinamizar a los grupos. De igual manera, la retórica o la capacidad de hablar en público cobra su punto álgido en Secundaria cuando especialistas en estrategias de comunicación forman a los alumnos de una manera eficaz.

Elitismo académico

Otro de los estigmas con el que se etiqueta a estos colegios tiene que ver con el elitismo. Sobre este calificativo cabe señalar que verdaderamente, al menos desde mi propia experiencia de treinta años formando alumnos, perseguimos que nuestros chicos sean personas con notables habilidades y con atributos distintivos que les permitan alcanzar sus sueños profesionales. ¿Son elitistas universidades públicas como Oxford o Cambridge? Si el elitismo lo entendemos desde un punto de vista académico la respuesta debería ser afirmativa. Pero en absoluto ese elitismo tiene que asociarse a un distanciamiento con la sociedad. Los programas de solidaridad, las campañas de valores humanos, las acciones de voluntariado y demás actividades sociales son un activo indispensable en el sistema británico para formar a un alumno crítico y sensibilizado con la realidad local y global.

Este contacto con la realidad también tiene su correlación en el ámbito académico ya que este sistema persigue que la teoría aterrice con naturalidad en el terreno práctico para que los alumnos le vayan poniendo cara, sentimientos y emociones a la Historia, Literatura, Ciencias, etc. Viajes, prácticas en laboratorios científicos, charlas con profesionales externos que visitan las clases, etc. forman parte de ese interés por el pragmatismo educativo. Siguiendo este hilo conductor, en Caxton College se imparte “Career Skills” (orientación profesional), una asignatura inédita en otros centros que ayuda al alumno a descubrir su vocación académica y profesional. Al mismo tiempo, “Work Experience” (experiencia laboral) es una iniciativa muy específica del colegio que persigue que el alumno tenga una relación directa con la vida profesional para que pueda valorar de antemano si su elección cubrirá sus expectativas de futuro.

Precio

Qué duda cabe que la única desventaja de este sistema educativo es su precio, desafortunadamente inasequible para todos los públicos y menos aún en una etapa en la que el país todavía está despertando de una tremenda crisis. Sin embargo, sus mensualidades son equiparables a las de cualquier centro docente privado en Valencia donde acuden cuarenta y dos mil alumnos valencianos. Por último, como actor protagonista en el sector educativo desearía que esta enseñanza, que persigue la excelencia académica, sea valorada por los aspectos tan positivos que aporta a una sociedad global.

Page 1 of 15

Caxton College British School