School Blog

Queremos compartir contigo muchas de las reflexiones, consejos y emociones que a diario nos asaltan en este formidable trabajo que supone dirigir un centro docente que desea alcanzar la excelencia educativa.

Category: Old Caxtonian

SEDUCIDOS POR UNIVERSIDADADES EXTRANJERAS

Un grupo de estudiantes de Bachillerato de Caxton College, con ofertas para estudiar en prestigiosas universidades, como la de Cambridge en Reino Unido, nos cuentan su experiencia para acceder a este tipo de ecosistemas académicos.

Cada vez son más los alumnos que apuestan por realizar sus estudios superiores en el extranjero debido a la globalización y a las limitadas expectativas que existen en el mercado laboral español. Reino Unido y Estados Unidos son algunos de los principales países a los que acuden los estudiantes españoles para cursar una carrera universitaria fuera de nuestras fronteras. Una de las razones fundamentales de este interés reside en que en ambas áreas se encuentran las universidades públicas y privadas que habitualmente se sitúan entre las diez mejores del mundo.

Stanford, MIT, Harvard, Berkeley, Oxford o Cambridge forman parte de ese conjunto académico de prestigio con el que todo buen estudiante, y todo padre que busca el mejor porvenir para su hijo, sueñan en alguna ocasión.

Son muchas las dudas que surgen cuando llega el momento de tomar la decisión para emprender una vida universitaria independiente fuera del país de origen. La primera es la barrera idiomática. En este sentido, los alumnos de centros británicos e internacionales tienen ventajas al respecto ya que el currículo que han seguido durante su trayectoria escolar tiene continuidad en el ámbito universitario anglosajón. A este respecto Sandra, quien debe decidirse por cursar Psicología y Criminología entre cuatro universidades británicas en las que ha sido aceptada, recuerda que “en mi caso la decisión la tomé al comparar un sistema educativo con otro. El británico no me conduce solo a entender la teoría sino a aplicarla. Es en ese punto donde puedes empezar a mejorar tus habilidades que te ayudarán a enfrentarte a tu profesión futura”.

La segunda barrera es la financiera. Sin embargo, llama la atención las ayudas que el sistema británico dispone para estudiantes autóctonos y foráneos. El precio del curso universitario ronda los 11.600 euros. Pero cualquier estudiante de la Unión Europea “puede acceder  a un crédito universitario para devolver cómodamente una vez termine la carrera y obtenga un trabajo por encima de los 27.000 euros anuales. Mientras no lo consiga, no comenzará a pagar y, si pasados 35 años no lo ha logrado, la deuda se le condona”, atestigua Fernando, quien espera respuesta para estudiar Relaciones Internacionales en tres ecosistemas académicos: en la Universidad de California, en la John Hopkins en Baltimore o en la Hkust en Hong Kong. “Pero lo justo es luchar para devolverlo porque con ese dinero otro estudiante podrá financiarse”, añade Fernando con un sentido de la responsabilidad verdaderamente llamativo para su edad.

En Estados Unidos las matrículas en las universidades célebres no bajan de los 53.000 euros, más alojamiento y comida. En ese sistema los alumnos extranjeros pueden conseguir ayudas muy gratificantes a través del deporte. En este terreno el proceso para solicitar beca es todavía mucho más intenso que en el ámbito académico por lo que conviene comenzar con dos años de anterioridad. En la documentación toma mucho protagonismo un vídeo que demuestre los atributos y habilidades atléticas en el deporte que practica el alumno. Además tendrá que pasar un examen de ingreso que valorará sus conocimientos y lenguaje. Por último tiene que tener en cuenta que solo podrá optar a las universidades que sus equipos estén en la I División (LNAA). Las becas pueden ser parciales o completas, cubriendo así matrícula, tasas, alojamiento, comida y todo lo relativo al deporte.

La tercera barrera es la académica. Si las calificaciones no son todo lo buenas que se espera, los alumnos no podrán optar a un pupitre en la universidad elegida. La cuarta barrera es la emocional. Muchas veces no es fácil romper el cordón umbilical que une a padres e hijos. Es una decisión muy reflexiva por parte de ambos por lo que habitualmente los padres asumen el distanciamiento y los jóvenes apuestan por su autonomía como primer grado de madurez. Sobre este asunto Sofía, quien ha sido aceptada en la Universidad de Cambridge para realizar Ingeniería Aeroespacial, asegura que “en mi casa no estaban de acuerdo, pero al final confiaron en mí para que tomase la mejor decisión posible. Siempre pensé que estudiar en Inglaterra me podría abrir muchas puertas de mi futuro profesional”. Por otra parte, Fernando explica que “tuve claro desde hace muchos años que quería ir a una universidad extranjera ya que las oportunidades y el abanico de trabajos a posteriori son mayores que en España”. En el caso de Sandra, afirma que “si tus padres te ven segura te apoyan aunque a veces no es la opción que más les gusta porque quieren tenerte junto a ellos pero como a la vez quieren lo mejor para ti lo aceptan y te acompañan en esta apasionante aventura”.

Época para solicitar Universidad

Los alumnos que tienen claro que van a ser universitarios en un país extranjero deben empezar a planteárselo un año antes. “Lo ideal es que empiecen a trabajar sobre esa decisión a mediados del primer curso de Bachillerato”, confirma Sandra. Es el momento de explorar las universidades a las que les gustaría acudir y saber qué requisitos académicos le van a exigir. “Para dar este primer paso internet es el principal aliado. A través de páginas webs y blogs especializados en esta materia, recoges información (precios, notas para entrar, instalaciones, necesidades, etc.) que te ayudan, junto a los profesores que te guían en todo momento, a orientarte”, continúa Sandra. En el segundo curso de Bachillerato se inicia el proceso de solicitud. Todos los alumnos tienen la posibilidad de apostar por cinco universidades. En tres meses suelen tener una carta o un mail con la respuesta.

Los más tempranos en requerir las solicitudes de los futuros universitarios son Oxford y Cambridge. El plazo suele estar en torno al 15 de octubre. “El proceso es complicado sobre todo porque hay que recopilar todas las notas internas y externas que tengas en tu currículum”, afirma Sandra. Pero el protagonismo principal se lo lleva la carta de presentación que tienen que acompañar a la documentación. “Este escrito se puede convertir inicialmente en una pesadilla, pero pronto te das cuenta de que es un sueño. La razón es que te ofrece la oportunidad de no sentirte un número académico, una cifra de un expediente derivada de notas de exámenes. Este escrito, de dos folios de extensión, te permite demostrar algo más. Y lo puedes expresar en palabras. Puedes recoger tus emociones, tus inquietudes, tus ideas sobre el mundo, sobre la profesión que quieres ejercer, etc.”, concluye Sandra.

Una vez los alumnos obtienen las respuestas y deciden apostar, si es el caso, por una de las diferentes universidades que les han aceptado, entran en relación directa con ella y comienza una nueva hoja de ruta donde caben visitas virtuales, visitas físicas, etc. Si son aceptados en alguna de las top británicas, como Oxford, tendrán que pasar por una prueba teórica de acceso y una entrevista personal bastante dura. “Me llamó la atención que las entrevistas fuesen más académicas que personales o emocionales. Me hicieron exámenes de Física y de Matemáticas. Quedé agotada porque a la vez que preparaba esas pruebas tenía que seguir preparando mis exámenes de Bachiller.”, manifiesta Sofía tras su difícil pero satisfactoria experiencia con Cambridge. Sin embargo, Fernando que ha tenido entrevista con MIT y Stanford, en sus oficinas de Madrid, dice que “en ese tipo de universidades las entrevistas son menos académicas y tienen en cuenta también tu inteligencia emocional”.

Caxton College

Alrededor del 20% de los alumnos que se gradúen este año buscarán un futuro académico fuera de nuestro territorio. En algunos casos lo harán en universidades internacionales de enorme prestigio como Cambridge, Bristol o Southampton donde se encontrarán con antiguos alumnos que ya están estudiando allí.

A pesar de estos buenos resultados, el método de enseñanza que se imprime desde la educación infantil no se instala en la consecución de estos triunfos sino en obtener lo mejor de cada alumno para que sea su valía humana la que le abra las puertas en su vida profesional. Sin duda, existe una satisfacción muy alta entre el equipo docente al ver cómo, año tras año, sus alumnos alcanzan notas extraordinarias que les ayudan a matricularse en universidades de reconocimiento internacional. Aun así, su principal objetivo pasa por una educación con un amplio abanico de asignaturas que se adecúa a sus perfiles académicos y personales más favorables para sus futuros estudios universitarios.

 

Una Old Caxtonian entre las primeras Ingenieras Biomédicas de España / An Old Caxtonian is one of the first female Biomedical Engineers in Spain

Amparo V. Old Caxtonian - Caxton College

Old Caxtonian Amparo V.

Amparo Vanaclocha, una brillante Old Caxtonian, se acaba de licenciar en Ingeniería Biomédica en la Universidad Politécnica de Valencia formando parte de la primera promoción de esta novedosa especialidad profesional. Su último cuatrimestre lo ha cursado en Montana State University (Estados Unidos) donde además ha realizado su Trabajo Fin de Grado obteniendo la máxima calificación. En esta entrevista comenta la huella que ha dejado Caxton College en su paso por la universidad así como sus planes profesionales futuros.

¿Cómo valoras tu experiencia educativa en Caxton College en relación con las asignaturas de cultura española (Lengua, Literatura, Historia…)?

Creo que son indispensables para cualquier persona que haya vivido aquí. Son cultura española, y han sido especialmente importantes para formarme como persona, así como para conocer y apreciar nuestro origen y nuestro entorno, y poderlo valorar allá donde nos lleve la vida.

A la hora de iniciar tus estudios universitarios en Valencia, ¿sentiste que estabas menos capacitada que otros estudiantes que venían de colegios españoles?

Jamás. De hecho, yo fui de la generación en la que durante Year 12 y 13 (Bachillerato), tuvimos la oportunidad de estudiar cuatro A-levels además de las “asignaturas españolas”. En otras palabras, yo cursé las cuatro ciencias correspondientes al currículum británico además de Biología y Química con Ms Vila. Esto hizo que estuviese mejor preparada para la universidad que otros de mis compañeros que venían de colegios españoles, y no solo porque había tratado más temas y en más profundidad, sino porque era capaz de verlos desde más puntos de vista. Es cierto que el cambio es brusco, lo es para todos, pero con dedicación y esfuerzo esta diferente forma de estudiar se puede sobrellevar, e incluso sacar partido de ella.

¿Qué crees que ha sido lo mejor que Caxton College te ha dado para alcanzar un triunfo universitario como el que has logrado? 

Sin duda alguna lo mejor ha sido la constancia y dedicación que los profesores exigían en todo cuanto hacíamos, ya fuese un proyecto, trabajo o ejercicio de clase. Al hacerlo, nos obligaban a poner todo nuestro esfuerzo en desarrollarlo lo mejor que pudiésemos. Además, me ha ayudado a poder trabajar en equipos con personas de mentalidades diferentes y creencias aún más dispares. Esto me ha sido muy útil, especialmente estos últimos meses que he pasado en la Montana State University (Estados Unidos) para cursar el último cuatrimestre y realizar allí mi Trabajo Fin de Grado.

Sin lugar a duda, esta constancia, dedicación y exigencia de los profesores, y el ambiente internacional del colegio, han sido la clave del éxito que me ha permitido acabar la carrera a Estados Unidos y obtener allí la máxima calificación.

¿Recuerdas si Caxton College te ayudó de alguna manera a encontrar tu vocación?

Lo recuerdo como si fuese ayer. En Year 12, y al comienzo de Year 13, pensaba que mi vocación era ser médico. Un día de febrero nos fuimos todos los de Biología y Química a la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia. Fue allí donde a mitad de la visita me di cuenta de que aquel lugar no era para mí, y así se lo dije tanto a Ms Vila como a mis padres. Por suerte, Ms Vila convenció a Ms Cristina Pérez (la psicóloga de Secundaria del colegio) para que me permitiese ir a ver la Universidad Politécnica de Valencia a mediados de abril. Y menos mal que así fue, pues al llegar a la universidad y ver el cartel de Ingeniería Biomédica fue cuando supe cuál era mi vocación. Y desde entonces no puedo ser más feliz con mi elección.

Ahora que has pasado por la universidad y quizá ya hayas tenido algún contacto conel mundo laboral ¿Qué es lo que más valoras de la enseñanza británica que más te ha ayudado en estos ámbitos?

Es un currículum muy centrado en el trabajo personal, no es solo estudio sino aplicación práctica de lo aprendido, algo muy diferente del currículum español. Me ha enseñado a ser capaz de acometer los problemas desde varios puntos de vista y de varias formas diferentes. Esto es muy importante, pues si uno se queda atascado en un problema debe ser capaz de abordarlo de una forma distinta para tener buenos resultados. Además, me ha ayudado a no rendirme jamás, independientemente de lo difícil que sea el problema o la cuestión en la que esté trabajando.

Además, cada etapa del currículum británico finaliza con un examen estatal con notas comparables en todo el mundo, lo que le da una calidad añadida que no tiene el currículum español, donde las notas que predominan son las del centro de estudios. Es por ello que es valorado internacionalmente, y me ha abierto las puertas a ampliar estudios en otras universidades extranjeras.

Finalmente, el nivel de inglés con el que terminamos es una excelente tarjeta de presentación en cada entrevista para universidades o empresas internacionales.

Háblanos un poco de la carrera que has realizado. Es fruto de la nueva sociedad transversal y multidisciplinar… 

Sí, así es. La Ingeniería Biomédica es una disciplina donde se pretende proporcionar soluciones ingenieriles a problemas tecnológicos que aparecen dentro de la Medicina. Por tanto, como ingenieros biomédicos debemos poder entendernos tanto con médicos como con ingenieros, dos grupos totalmente diferentes tanto en la forma de expresarse como en la forma de entender su entorno.

La Ingeniería Biomédica puede dividirse esencialmente en tres grupos. El primero de ellos está integrado por aquellos ingenieros biomédicos que se dedican a la obtención y análisis de imágenes. A las imágenes se les aplican métodos probabilísticos para conocer su significado médico, fusión de 2D y 3D, y cualquier otra maniobra que incluya el manejo de imágenes.

En el segundo de los grupos están aquellos ingenieros biomédicos que se dedican a las tecnologías rehabilitadoras y aparataje médico (excepto imagen). Su trabajo es mejorar toda la tecnología que hay detrás de los sistemas que se usan en la Medicina y Rehabilitación.

El último grupo está formado por aquellos que se dedican al diseño y creación de prótesis internas o externas por medio de programas matemáticos nada triviales pero muy chulos. Personalmente pertenezco a este grupo, y cómo no, me parece el más interesante de todos…

Particularmente, ¿qué parte te ha resultado más dura?

La verdad, lo más duro fue el primer año, pues no estaba acostumbrada a la forma de preguntar ni de estudiar que tienen en la Universidad Politécnica. Es cierto también que es una universidad muy dura, pero muy bien considerada no solo en España sino internacionalmente, y que todos los estudiantes, sin excepción, tuvimos problemas.

Además, éramos la primera promoción, unos conejillos de indias con los que ensayar las asignaturas (de hecho, han cambiado mucho tanto contenidos como profesorado en estos cuatro años). Por lo demás, me lo he pasado muy bien, con compañeros tan entusiastas como yo, que nos atrevimos con lo desconocido.

¿Tienes alguna especialidad por la que te gustaría decantarte profesionalmente? 

Como he mencionado previamente me estoy especializando en protésica, ya he hecho alguna práctica y mi Trabajo Fin de Grado está basado en esa materia. Pero no me quiero quedar solo ahí. De hecho, me encantaría también estudiar un Master en Biónica, aunque esto puede tardar algún año más porque primero me gustaría hacer el Máster en Ingeniería Biomédica de la Universidad Politécnica de Valencia, ya que es muy completo y muy interesante en mi campo.

¿Cómo ves tu futuro profesional?

De momento no tengo prisa por tener un trabajo fijo, creo que debo aprovechar para terminar de formarme. Pero ya conozco un par de empresas que están interesadas en fichar Ingenieros Biomédicos para desarrollar prótesis propias.

Amparo Vanaclocha, one of our most brilliant Old Caxtonians, has just graduated in Biomedicine from the Polytechnical University of Valencia, becoming a member of the first cohort to complete this new professional specialty.  Her last four months were completed in Montana State University (in the United States), where she also did her Final Year Project, obtaining the highest possible grade there.  In this interview, she talks about the influence that Caxton College has left on her, both on her journey through University, as well as her future plans for her future career.

How would you rate your educational experience in Caxton College, in relation to the Spanish cultural subjects (Spanish Language, Literature, History, etc.)?

I think that they are indispensable for anyone who lives here.  They are a part of Spanish culture, and have been particularly important in helping to shape who I am as a person, as well as learning about and appreciating our origins and environment, and learning how to value them wherever life may take me later on.

When you started your University studies in Valencia, did you feel any less prepared than other students who had attended Spanish schools?

Never.  In fact, I was one of the first generation who, in Years 12 & 13, had the opportunity to study 4 A-levels as well as the “Spanish Subjects”.  In other words, I studied the four science subjects corresponding to the British curriculum as well as Biología and Química with Ms Vila.  This made me better prepared for University than some of the other students who came from Spanish schools, and not just because I had studied more topics and in more depth, but also because I was able to see things from other points of view.  While it is true that the change is quite radical (I think everyone would agree on this), with dedication and effort this different way of studying is one that we can not only learn to cope with, but also benefit from.

What do you think was the best thing that Caxton College gave you to help you to triumph at University as you have done?

Without a doubt, the best thing I learnt was the perseverance and dedication that our teachers expected from us in everything we did, whether it was a project, coursework or class exercises.  In doing so, we were always required to make the very best effort that we could.  

It also helped me to be able to work in teams with people of different mentalities, and even more disparate beliefs.  This was really useful to me, especially these last months which I spent in Montana State University (USA) to complete the last four months of my degree and work on my Final Year Project.

I am certain that the perseverance, dedication and high expectations from the teachers, as well as the international atmosphere at the school, were key in helping me to finish my degree in the USA and to get the highest possible grades there.

Do you recall if Caxton College helped you in any way to find your vocation?

I remember it as if it were yesterday.  In Year 12, and at the start of Year 13, I thought that my vocation was going to be Medicine.  One day in February all the Biología and Química students visited the Faculty of Medicine in the University of Valencia.  That was where, halfway through the visit, I realised that this place was not for me, and later I told both Ms Vila and my parents.  Fortunately, Ms Vila was able to persuade Cristina Pérez (the Secondary Psychologist) to allow me to visit the Polytechnical University of Valencia that April.  And what a good thing it was, because as soon as I arrived at the University and saw the sign for Biomedical Engineering, I knew what my true vocation was.  Since then, I couldn’t be happier with my choice.

Now that you have finished University, and have maybe had some contact with the working world, what do you appreciate most about the British education, that has helped you most in these two spheres?

The curriculum is very focussed on individual work, it is just not about studying but also about applying what you have learnt, which is very different from the Spanish curriculum.  It taught me how to tackle problems from different points of view, and in a variety of ways.  This is very important, because if you get stuck on a problem, you should be able to approach it from a different angle in order to get better results.  It has also helped me not to give up, no matter how difficult the problem or issue on which I may be working.

I would also add that each stage of the British curriculum ends with an official exam with grades that are comparable worldwide, giving the education an added quality that the Spanish curriculum does not have, because here your grades are predominantly those of the centre where you study.  For this reason, a British education has international value, and has opened many doors to me, as it broadened my possibilities for studying in Universities abroad.

Finally, our level of English when we leave is an excellent asset in any interview for a University, or for an international company.

Let’s talk a bit about the degree course you have just completed.  It has come about thanks to the new multi-disciplinary, interconnected society of today….

Yes, exactly.  Biomedical Engineering is a discipline which aims to provide engineering solutions to technological problems which appear in Medicine.  Therefore, as Biomedical Engineers, we have to be able to understand both medical staff as well as engineers, two totally different groups both in the way in which they express themselves as well as the way in which they understand the world around them.

Biomedical Engineering can basically be divided into three groups.

The first of these is made up of those biomedical engineers who work on obtaining and analysing images.  They apply probabilistic methods to images in order to understand their medical significance, a fusion of 2D and 3D, as well as any other manoeuvres which involve handling images.

In the second group are the biomedical engineers who are dedicated to rehabilitative technologies and medical gadgetry (except images).  Their work is about improving the technology behind the systems used in Medicine and Rehabilitation.

The last group is made up of those who work on designing and creating internal or external prostheses through mathematical programmes which are not easy, but are really cool.  I myself belong to this group and, of course, find it the most interesting one of all!

For you, what was the hardest part of your degree course?

To tell the truth, the hardest part was the first year, not being used to the way of questioning or the way of studying in the Polytechnical University.  While it’s true that it is a very tough University, it’s very well regarded not only in Spain but also internationally, and all the students, without exception, had problems.  Added to this, we were the first cohort, and were the guinea pigs on whom they tried out new subjects (as a matter of fact, the both the content and teaching staff have changed a lot in the last four years).  Apart from that however, I really enjoyed it, with fellow students who were equally enthusiastic, and who were venturing into the unknown.

Is there any specialty that particularly attracts you?

As I mentioned before, I am specialising in prostheses, and to this end I have already done some practical work as well as basing my Final Year’s Project on this subject.  But I don’t want to stop there.  I would actually love to study for a Masters in Bionics, although this might take a bit longer as first I would like to do a Masters in Biomedical Engineering in the Polytechnical University of Valencia, as it is very complete and of great interest to my field of study.

How do you see your professional future?

For the moment I am in no hurry to find a permanent job, as I think I should first complete my studies while I can.  But I already know of a couple of companies that are interested in contracting Biomedical Engineers in order to develop their own prostheses.

Premios Nacionales para una Old Caxtonian

12369901_1061507873879729_2065323446_o copy

Soy Clara Martínez Meca, antigua alumna de Caxton College. Cuando, hace unas semanas, recibí el Primer Premio Nacional en la Licenciatura en Sociología, y el Segundo Premio Nacional en la Licenciatura en Ciencias Políticas y de la Administración, una de las primeras cosas que hice fue escribir a mi antiguo colegio en agradecimiento.

 Del Caxton me marcó especialmente la metodología de enseñanza, orientada a la práctica y pensada para que el alumno aplique el conocimiento a su vida, tanto personal como profesional.

 Además, la posibilidad de comunicarme en inglés me ha dado una perspectiva diferente sobre las cosas. Más allá del ámbito laboral, me ha enriquecido a nivel personal la convivencia entre distintas culturas en el colegio, así como la posibilidad de acceder a mucha más información en la era de Internet.

 Tras la doble licenciatura, decidí especializarme en el campo del marketing, cursando el Máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial (ESIC). Actualmente trabajo en marketing digital en Beroomers, una plataforma de alojamiento para estudiantes y jóvenes profesionales.

 Un abrazo para todos los que hacéis el Caxton cada día,

Clara Martínez Meca, Old Caxtonian

Caxton College British School